mindfulness

Recuperar la mirada infantil

Para muchas personas que comienzan a interesarse en mindfulness o atención plena, las usuales imágenes de personas meditando con el cuerpo perfectamente alineado, mostrando expresiones en el rostro de completa serenidad y satisfacción, hacen que uno hasta se plantee si en algún momento uno llegará a alcanzar ese supuesto nivel de conciencia, o incluso si realmente es para uno.

Cuando la respuesta es «sí» y uno decide emprender el camino de la atención consciente, fácilmente podemos pecar de exceso de motivación, dándole a la práctica demasiada importancia personal, generando innecesarias expectativas ilusorias, mitificando las prácticas meditativas de una manera que no tardará en cuestionarse, generando frustración y desmotivación.

Como adultos, disponemos ya de grandes capacidades atencionales que no están presentes en los niños. Podemos concentrar nuestra atención en elementos que en principio no nos interesan demasiado, y elegir dónde enfocamos nuestra atención en lugar de que sea el atractivo de los estímulos el que la secuestre.

Sin embargo, hay una parte sustancial del entrenamiento de mindfulness que implica más que un esfuerzo por alcanzar algo, deshacerse de capas y capas de rigidez que han ido distorsionando la manera en la que miramos el mundo. Capas de seriedad y de necesidad de mostrar que controlamos el medio y que ya nos las sabemos todas. Desconfianza.

Cuando aprendemos mindfulness jugando, recuperamos la posibilidad de volver a mirar el mundo con una mirada inocente, curiosa, fresca y abierta. Basta con mirar a los ojos a un niño para que podamos por un momento recordar cómo era mirar así. A la atención plena se llega realmente por aprender a soltarnos internamente, por ablandar nuestra mirada, sin perder la destreza de permanecer despiertos y enfocados que hemos venido desarrollando a lo largo de nuestro proceso de maduración.

José Miguel Sánchez Cámara

Director de Mindfunness

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *