ARTÍCULO

Lo opuesto a una oposición

Prepararse para una oposición siempre resulta una dura prueba a nuestra capacidad de perseverar. Al final de todo, más allá de los contenidos evaluados, quizás el filtro más importante para llegar a ser funcionario es mostrar la madurez y capacidad de hacerse responsable durante el largo proceso que implica.

Nadie parece prepararnos para estas habilidades que, sin duda, acaban marcando la diferencia, por encima de las capacidades intelectuales.

La actitud inicial con la que enfrentamos esta maratón de estudio es de vital importancia. Puedes cargar mentalmente con el peso de tener que empujar una enorme roca que te separa de la anhelada meta. ¿A qué se opone uno en una oposición? ¿A los estudiantes que compiten por el puesto? ¿A los examinadores? La oposición que más se pone a prueba es la oposición a uno mismo. ¿Piensas que serás capaz de hacerlo?

Mindfulness puede hacer que vivas este proceso como lo opuesto a lo que imaginas que va a ser la oposición. Dedicar el tiempo asignado al estudio, día a día, disfrutando del proceso como un ejercicio diario de permanecer presente y tranquilo, como un ejercicio de atención consciente.

Cada vez que te sientes agobiado por anticipaciones, preocupaciones, sentimiento de estar perdiendo el tiempo o de que no va a servir para nada… Puedes aprender a detenerte y devolver la atención a lo que tienes entre manos. Hacer pausas efectivas para refrescar la atención.

Convertir todos esos meses en un gran retiro de mindfulness, puede hacer que desarrolles capacidades que a la larga serán más necesarias que los contenidos estudiados para el puesto que puedes llegar a obtener. Con la tranquilidad de que, con independencia del resultado, ese tiempo será una gran inversión para tu crecimiento personal.

Miguel Cámara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *